LA RAZA FUTURA ( CAPITULO 3 )


Lenta y cautelosamente me encaminé por el camino alumbrado hacia el gran edificio, que he mencionado antes. El camino mismo tenía el aspecto de un gran paso alpino, bordeando montañas rocosas de cuya cadena formaba parte la del precipicio por el que había descendido. A gran profundidad a mi izquierda se divisaba un dilatado valle, que ofrecía a mis asombrados ojos la inconfundible evidencia del arte y de la cultura. Había campos cubiertos de una extraña vegetación que no se parecía a nada de lo que había visto en la superficie de la tierra; el color no era verde, sino más bien de un matiz rojo dorado pálido. Se veían lagos y arroyuelos, al parecer formados artificialmente; unos de agua pura;

otros brillaban como estanques de nafta. A mi derecha se abrían hondonadas y desfiladeros entre las rocas con pasos entre ellos, evidentemente construidos con arte y bordeados de árboles, parecidos en su mayor parte a gigantescos helechos de exquisitas variedades de suave follaje y tallos como los de las palmeras. Otros se parecían más a las cañas, pero más altos terminados en grandes grupos de flores; otros, en cambio, tenían la forma de enormes hongos con tallos cortos y gruesos, que soportaban un ancho techo a manera de cúpula, del cual se elevaban y caían largas y esbeltas ramas. La escena entera delante, detrás y a mis lados, hasta donde la vista podía alcanzar, brillaba a la luz de innumerables lámparas. 


El mundo sin un sol, brillante y tibio como un paisaje italiano a mediodía; pero el aire era menos opresivo y el calor más suave. La escena ante mí tampoco carecía de señales de habitación. Podía distinguir a distancia, en las márgenes de lagos o arroyuelos, o en las laderas medio cubiertas por la vegetación, edificios que seguramente servían de hogar a hombres. Pude hasta discernir, aunque muy lejos, formas que me parecieron humanas, moviéndose en medio del paisaje. En un momento que me detuve a mirar vi a mi derecha deslizarse rápidamente por el aire, lo que parecía
ser una pequeña embarcación, impulsada por velas que más bien parecían alas. 


Se perdió pronto de vista al descender y ocultarse entre las sombras de una selva.
Directamente encima de mí, no había cielo sino únicamente un techo cavernoso.


Este techo se elevaba más y más con la distancia sobre los valles lejanos hasta que
se hacía imperceptible. Una atmósfera nebulosa lo llenaba todo.


Continuando mi camino, vi que de un matorral, que se parecía a una gran maraña de algas marinas, mezcladas con helechos arborescentes y plantas de largas hojas de forma parecida a las del cactus, salía un curioso animal de tamaño y forma del ciervo. 


Después de dar algunos pasos, el animal dio vuelta y me miró curioso; entonces me di cuenta que no se parecía a ninguna de las especies de ciervos que hoy existen en la superficie de la tierra y trajo a mi memoria instantáneamente una figura de yeso, que había visto en algún museo, de una variedad de venado que se decía había existido antes del diluvio. El animal parecía bastante manso; y después de observarme por unos momentos, empezó a pacer del singular yerbajo, sin cuidarse ni preocuparse de mí.



SOLIM SA LA RA


 PAZ INVERENCIAL

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los invitamos a contarnos su historia y la publicaremos. Gracias

VIDEOTECA

© SOLIM SA LA RA. | Powered by Blogger | Design by Enny Law - Supported by IDcopy