Nave Madre venusina

Capitulo LIX
Lunes de Semana Santa, año 1993.

Nos encontrábamos viendo ahora en una casa, ubicada en la parte superior de un acantilado frente al mar, con una vista panorámica magnifica, a unos 400 metros sobre el nivel del mar.

Casa situada al final de la sierra que terminaba en la playa, pero formando un altísimo acantilado, y en la parte de El nuestra morada, en la costa pacifica.

Entre jardines y árboles frutales abundantes de la región, toda mi familia, esposa e hijos compartíamos en ese momento en la sala, me dirijo dejándolos en su platica, hacia afuera de la casa por un costado de esta.

Al mirar hacia abajo donde esta el mar, veo en el una sombra redonda gigantesca, descomunal que gira como un trompo sobre si misma. El mar estaba quieto, sereno, extrañado llame a toda mi familia a gran voz.

Y a mi esposa por su nombre diciéndole: ¡Mi amor una nave!. Ella y los hijos miraron al instante hacia el mar viendo el descomunal circulo oscuro, y en seguida todos corrieron hacia donde me encontraba, dirigiéndonos a un pequeño claro donde no había árboles al frente y podíamos divisar la sombra en la superficie del mar.


Pensamos que la nave surgía del fondo del océano e inicialmente sentí y pensé al ver ese gigantesco circulo negro que era una nave muy grande fuera de la imaginación, mas a nuestro asombro de arriba hacia abajo verticalmente de lo alto del espacio descendía frente a los ojos atónitos de todos nosotros una descomunal nave madre.

En detalle vimos por debajo la base de la nave de unos ciento sesenta metros de diámetro, totalmente circular, lisa y plana.

Como el segundero de un reloj desciende el primer bloque circular de la nave, que lo fui midiendo calculadamente por lo despacio que bajaba y le sume aproximadamente 20 metros de altura. Una plataforma de ciento sesenta metros de diámetro, por veinte de altura, toda circulada por grandísimos ventanales de dieciocho metros cuadrados aproximadamente cada uno en circulo alrededor de la nave, con un espacio de un metro entre ventana y ventana, tanto arriba como abajo y a los lados.

A pocos metros de la parte superior de esta nave aparece, otra plataforma perfectamente acoplada a la primare y de la misma altura, pero de diámetro mas corto con los mismos ventanales y del mismo tamaño que los anteriores.

Desfilaron el tercer bloque, el cuarto circulo, el quinto lentamente dando la forma exacta de un pastel de varios círculos superpuestos uno encima de otro pero todos totalmente circulares. No hay palabras para explicar lo que sentíamos al ver pausadamente el descenso de esta gigantesca nave madre.

Apareció la sexta plataforma, la séptima plataforma de la misma altura que las anteriores, pero en su diámetro mas corta y por ultimo la octava plataforma circular igual que las demás también plana, lisa en su superficie superior.

Para dar una altura total de 160 metros, siendo igual su altura y el diámetro de su base.
La majestuosa nave cósmica como una gigantesca pirámide de ocho plataformas circulares superpuestas unas encima de otras rompió las reglas de mi limitado entendimiento, y así en cámara lenta descendió al océano y al hacer contacto con el agua del mar esta nave cósmica, en su primer plataforma el impacto fue formidable, grandes y descomunales olas se levantaron hacia arriba, y en toda la periferia de esta primar plataforma se hizo una fuerte marejada.

Penetro la segunda plataforma y poco a poco las demás, como una gigantesca campana piramidal penetro plataforma por plataforma hasta que desapareció en las aguas profundas del océano, sin dejar rastro alguno, solo un tremendo burbujeo y un gigantesco embudo de agua que en forma de espiral absorbía el mismo liquido hacia su centro.

Vino el silencio por fuera de nosotros y dentro de nuestra mente solo la admiración sublime ante semejante nave cósmica.

La sombra que inicialmente vimos en la superficie del mar se reflejaba un poco mas grande y fue muy interesante ver como se desplazaba esta sombra sobre el agua a medida que la nave descendía.

Luego de una entrevista con un hombre consciente del planeta Venus, me dijo así: esa nave que tu viste ha descendido al fondo del océano para recoger a nuestros hermanos mayores que desde tiempos muy remotos se encuentra aquí en la Tierra y trasladarlos al planeta Venus.



La nave mas grande que he visto en mi vida, descendió y penetro al interior del océano. De forma piramidal, 160 mt de diámetro por 160 mt de alto, circular cada una de sus 8 plataformas superpuestas como un pastel.


SOLIM SA LA RA
PAZ INVERENCIAL

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los invitamos a contarnos su historia y la publicaremos. Gracias

VIDEOTECA

© SOLIM SA LA RA. | Powered by Blogger | Design by Enny Law - Supported by IDcopy