Una Nave con Siete venusinos 2 Mujeres y 5 Hombres nos Visitan

Capitulo XLVI



Un mes después, en la misma selva; muy felices cada familia en su casa convivíamos lo mejor que podíamos.


Mi compañera y nuestra bella bebe de nueve meses, eran mi felicidad en ese momento. Feliz entre el seno profundo de mama natura, que como dice el Maestro nos cubría como un rió de oro dentro de la espesa selva del sol.


Una mañana perfumada por el ambiente puro, después de que el astro rey saliera faltando un cuarto para las siete; a diez metros de la cabaña en una explanada descendió suavemente una nave esférica, haciendo contacto sobre la superficie terrestre, ante mis ojos bien abiertos.

Totalmente redonda, como un balón de unos cuatro metros de diámetro. Solo en su base era achatada, la cual acoplo en el lugar donde descendió.

Inicialmente estaba dentro de la casa, escuche el inconfundible sonido de una unidad extraterrestre que realizan las turbinas de la nave, impulsadas por energía solar. salí en el preciso momento que descendía sobre el pasto verde.

Se abrió una pequeña puerta, de arriba hacia abajo quedando a escasos diez centímetros de la superficie terrestre.

La nave de color plata muy brillante y mas por el reflejo de los rayos solares, que al chocar con la coraza de la misma los refractaba aumentando su luminosidad.

A dos metros de distancia me coloque feliz frente a la escalera esperando ansioso que salieran.

Apareció un hombre de baja estatura, luego otro y otro mas, después una mujer y luego otro hombre y otra mujer; hasta aquí conté seis.


Colocándose estos tres y tres a cada lado de la nave para salir por ultimo y descender por la escalerita de pequeños escalones proporcionados a su altura, otro hombre que irradio respeto, tremenda energía y mucho amor, tanto a mi como a sus superiores.

Así lo entendí por la forma de actuar, tenia este hombre un casco que cubría su cabeza, un poco largo de atrás cubriendo todo su cabello (nota: muchos años después vi en la pasta del libro “Estuve en el Planeta Venus escrito por Salvador Villanueva, exactamente el mismo casco sobre el retrato de un venusino).

Todos los cinco hombres pequeñitos como de un metro de altura, bien formados para el tamaño de sus cuerpos esbeltos y hermosos, mas las dos mujeres venusinas un poco mas pequeñas, unos diez centímetros.

Estas dos damas de una belleza angelical de fino y delicado rostro. Bien formadas irradiaban dulzura, belleza, amor y respeto en su apariencia.

Ante semejante embajada, este pobre mortal del lodo de la Tierra y reconociendo mi nadidad interior me sentí confundido, pero con una dicha indescriptible.

Con jubilo me acerque al capitán de la nave que ya estaba en la tierra y sin palabras nos dimos un “Efusivo abrazo" como a cada uno de los demás, que ellos muy efusivos correspondieron altamente emocionados.

Al descender de la nave lo primero que hicieron, fue quitarse las “cofias" que cubrían su cabeza dejando solo al descubierto la cara, estas cofias estaban adheridas a la parte trasera de su traje.

También el capitán se quito el casco y luego la cofia dejando todos al descubierto sus hermosos rostros. Su vestidura de color gris plata era un solo traje completo, de los pies a la cabeza, de un material delgado muy elástico que se acomodaban perfectamente a la forma del cuerpo.

Todos tenían alrededor de su cintura un cinturón que era parte del mismo traje con varios orificios o huecos alrededor del mismo. Perforaciones que indicaban con el cinto todo un sistema de manejo de información del medio ambiente.

La piel de todos era rosada como la aurora, con un fondo blanco marfil. Sus ojos azul cielo profundo, muy limpios sin ninguna sola irritación como los nuestros, sus corneas bien blancas.

Al quitarse las cofias quedaron al descubierto sus preciosas cabelleras color amarillo rubio, bellísimo cayendo hacia atrás casi hasta los hombros los de los hombres y el de las mujeres un poco mas largo.

Después del efusivo saludo nos sentamos en circulo quedando de frente al capitán de la nave, e iniciamos un dialogo exquisito. Todos los visitantes hablaban español perfectamente con su acento seco y muy sonoro “venusino".

El motivo especial de esta espectacular visita, fue conocer a mi hija de nombre “Quetzalli", como les dije una bebita de 9 meses, blanca rosada su piel y de ojos azules como los de ellos.

Vino la mama con la niña en sus brazos y se la entrego a una de las damas venusinas que le extendió sus brazos para recibirla. Ella se paro para tomar a la niña, luego caminando se dirigió hacia el capitán y con una sonrisa en su rostro la saludo con mucho amor, después la dama se la mostró a cada uno de los de la embajada que también con alegría en sus rostros le comunicaban sus sentimientos y con la palabra sus apreciaciones.

La segunda dama le hizo algunos cariños mostrando su amor maternal venusino. Conscientemente les pregunte por el Maestro Samael Aun Weor, si sabían de El, a lo que respondió el capitán de la nave extraterrestre: “nosotros reconocemos su gran jerarquía". Me ratificaron lo importante de la transmutación sexual, para cristalizar el fuego solar en nuestro interior y elevar de frecuencia nuestra conciencia. Motivándome a esta practica les pregunte su sentir sobre la Biblia, contestándome con elocuentes ejemplos. Era esta embajada un portento de sabiduría, todos conocedores de la filosofía del conocimiento puro y antropogenesis de la raza humana.

Después de un agradable tiempo de platicar, reír, se dispusieron a partir. Se colocaron sus cofias, el capitán su casco.

Con nostalgia al sentir que se iban, situación que captaron perfectamente, el capitán me dijo con la promesa firme que volverían, que regresarían. Subieron por la escalerilla a la unidad con un ultimo saludo de manos y se cerro herméticamente la nave, me retire, se encendió y lentamente se levanto de la superficie perdiéndose en el horizonte.






SOLIM SA LA RA.

PAZ INVERENCIAL.

1 comentario:

  1. Jesús es probablemente también un Venusino; predicaba el amor, nunca hizo daño a nadie, vino del futuro (antes de que cante el gallo me negaras tres veces dijo a Pedro, como lo supo?)....Vean apocalipsis 22:16 Yo soy la estrella de la mañana....

    ResponderEliminar

Los invitamos a contarnos su historia y la publicaremos. Gracias

VIDEOTECA

© SOLIM SA LA RA. | Powered by Blogger | Design by Enny Law - Supported by IDcopy