REGRESAN LAS TRES NAVES VENUCINAS

Capitulo XL

 
Mi Primer Contacto con un Hombre del Planeta Venus


 1974 contaba con 23 años. Ya en el lecho de descanso exaltado recordando el evento de hacia unos momentos y sin poder conciliar el sueño, por el choque que mi conciencia había recibido, ahí estaba en la cama sin poder dormir el cuerpo.


Así paso mucho rato, hasta que vi por la ventana como afuera todo se ilumino, como si fuera de DIA por una luz intensamente blanca. Y una fuerza magnética poderosa me jalo con tremendo impulso, me levante y salí fuera de la casa.

Al dar unos pasos y llegar al portal, veo con gran sorpresa que las mismas tres naves vistas hacia unas dos horas, habían regresado. Y majestuosamente descendían haciendo contacto con la superficie.

Sus súper potentes reflectores iluminaban todo el ambiente circundante. antes de descender una se dirigió a un claro donde no habían árboles, otra paso frente a mi e hizo contacto, y la otra se ubico al lado de la que descendió a mi lado.

A unos 20 metros de distancia cada una. Algunos compañeros dizque muy serios en estos estudios, salieron corriendo como locos llenos de miedo y cobardía. ¡Que ignorancia! me dije, y me quede perplejo ante los dos espectáculos; el de las naves y el desilusionante de mis amigos de estudio.


Huir de semejante oportunidad me pareció un absurdo. Solo dos de todos los demás no corrieron y este servidor. Los demás desaparecieron en la oscuridad del follaje. dirigí mi vista hacia la navecita muy atentamente, se veía muy sólida de unos dos metros de circunferencia ecuatorial. Totalmente plana en su base, la parte de arriba una cúpula como de cristal totalmente redonda.

La nave era tres cuartas partes de cristal, por una cuarta parte ubicada alrededor de la nave formando una banda metálica en su base. Observe los focos reflectores de luz y me dije: ¡que potentes!, al momento se desprendió de la unidad una pequeña escalerilla que no toco el suelo. Esta escalera en la parte de arriba era de cristal o de un metal o plástico muy fino que parecía cristal. La parte de abajo salía de la banda metálica.

Vi a un hombrecito como un niño, me asome con gran serenidad; metiendo la cabeza por la pequeña puerta que tendría un metro de altura, sonriéndome con unos dientes blancos y con un rostro lleno de alegría el piloto de esta nave, en perfecto español con un tono muy claro y seco a la ves me dijo "pasa".

Le dije buenas noches y le extendí mi mano derecha saludando" estilo terrestre, cosa que El como de los nuestros correspondió.

El estaba sentado ante un pequeño tablero de mando, al lado de su asiento había otro exactamente igual con otro tablero al frente, pero proporcional al tamaño de los conductores que le calcule al instante como un metro de altura.

Pise la escalerilla y le dije: !ahí no quepo! al mirar el pequeño dijéramos asiento, a lo cual me contesto: no te preocupes entra que si cabes. Me introduje adentro de la navecita, por detrás de el conductor y me senté en el pequeño asiento, que se adapto como una espuma a mi espalda y sentaderas sintiéndome muy agradable. Oprime un mecanismo y la escalera sube y la nave queda herméticamente cerrada, vi como cada uno de mis amigos se subían a cada una de las otras dos naves.

Ya listos a partir se desprendieron al mismo tiempo las tres naves. El hombre tenia los cabellos amarillo platinado, muy distinto a cualquier cabello de las razas nuestras. Su cabeza proporcional a su cuerpo con un rostro muy hermoso, como toda su apariencia física. La piel de su cara era color blanco marfil con un color rosado en sus pómulos, resaltando la hermosura de ese rostro.

Totalmente iguales a nosotros, pero mas pequeños y eso es todo. En el interior de la nave había suficiente luz como si fuera de DIA. Los pequeños controles de mando frente a cada asiento eran muy sencillos. Creo que una nave de esta la puede manejar un niño si se le enseña como hacerlo.

La nave se podía conducir a través de cualquiera de los dos controles.

Elevase la nave y a una buena velocidad se encamino hacia el sur, a muy poca altura del interior de la cúpula pude ver como nos trasladábamos dejando atrás la sierra para dirigirnos hacia la selva Amazónica las tres naves. Platicamos muy amena y alegremente con el extraterrestre que se identifico como un habitante del planeta Venus.
Me comunico que estas naves pertenecían a una base, que eran de reconocimiento de viajes rutinarios de investigación aquí en nuestro mundo.

Que sus naves como nosotros las llamamos nodrizas o madres son transportes mas grandes que albergan en su vientre una gran cantidad de estas naves según el tamaño de la nave transporte con la cual viajan a su mundo de origen, Venus. Me dijo que eran expulsadas del interior de las grandes naves por una especie de tobogán.

Mi anfitrión mostraba vivacidad en su rostro y vi alegría en sus ojos azul claro, conversamos de varios temas, el me hablo de su mundo, de sus bases en el nuestro; le pregunte por la enseñanza gnóstica explicada por el maestro Samael, y me ratifico que ese era un conocimiento universal, para todos los mundos del espacio cósmico, me explico como hacían el amor los venusinos, la fecundación y el parto sin dolor.

Después de haber sido llevado a cierto lugar me regreso al punto de partida original diciéndome que regresaría y que buscara la perfección y etc.






SOLIM SA LA RA.

PAZ INVERENCIAL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los invitamos a contarnos su historia y la publicaremos. Gracias

VIDEOTECA

© SOLIM SA LA RA. | Powered by Blogger | Design by Enny Law - Supported by IDcopy