NOS VISITAN TRES NAVES VENUCINAS

Capitulo XXXIX

 
Vienen Hasta la Casa Donde estamos
Gran Expectativa



 Motivado por las experiencias anteriores; permanecí en lo profundo de la sierra un tiempo mas; en la humilde morada del hombre sabio, un hombre con luz propia, que fortalecía mi alma con su sola presencia y sus grandes conocimientos.


Tuve el privilegio de ser recibido en su propia casa donde permitieron alojarme.

En una plancha de cemento donde se seca café, al frente y a pocos metros de su casa, una de tantas noches platicando deliciosamente de la sabiduría divina y de los mundos habitados con 18 hermanos del camino. ahí todos reunidos nos dice el “hombre sabio": hace tiempo en este lugar llego una nave venusina, aquí a un metro de altura, de la cual se desprendió una escalera pequeña para que subiera; fui a llamar a mi esposa para llevarla, mas para sorpresa cuando regrese con ella medio minuto después, ya no estaba, había partido; mas en otra ocasión fui invitado a subir a una nave y fui transportado al planeta Venus.

Nos hizo una descripción maravillosa de ese mundo, de su cultura, de sus ciudades y habitantes.

Muchos años después leí el libro de Salvador Villanueva y para mi sorpresa resaltaba lo mismo que nuestro anfitrión nos comentara cuando fue a Venus.

Esa noche todos muy animados con la platica de nuestro amigo pasaron las horas muy rápido, de pronto inusitadamente aparecen tres pequeñas naves de unos dos metros de circunferencia con cabina de cristal en la parte superior, y un metro y medio de altura.


El jubilo de los presentes fue a coro, se acercaron lentamente y ya frente a nosotros a 20 metros de distancia y a unos 15 metros de altura, a escasos metros de la copa de los árboles.

Circularon muy despacio alrededor de la casa y de nosotros para luego quedarse quietas, suspendidas en el aire; el sonido era casi inaudible, pero se escuchaba.

Por la base o parte de abajo de cada una de las 3 navecitas, salían sendos chorros de luz de un circulo perfecto.

El chorro de luz era de color “dorado" parecido a las estrellas doradas que salen de un esmeril cuando se coloca hierro a pulirse o un cuchillo para afilarse.

La luz dorada que salía de sus receptores solares y turbinas, se diluía en la oscuridad de la noche de una forma deliciosa, el espectáculo era formidable.
Por unos momentos nos observaron y a unos 20 kilómetros de velocidad tal cual llegaron, se fueron desplazándose sin aumentar la velocidad.

Para descender mas o menos a un kilómetro de distancia, entre la espesura de la noche que era menguante, es decir, no había luna. Un kilómetro en línea recta dentro de las montañas y sin conocer el camino, fue una preocupación para ir al lugar.

Cuando descendieron las naves vimos como se ilumino el lugar. como incendiándose la montaña con luz dorada al hacer contacto con la tierra.

Invite lleno de emoción a algunos de los presentes a ir al lugar, todos se negaron, nadie quiso acompañarme por lo espeso de la selva, disculpándose de una u otra forma. Presuroso salí por un camino para luego desviarme y penetrar a lo espeso de la selva, pero a pocos momentos me detuve y analice fríamente la situación; me perderé entre la espesura.

Eran muchos cerros cubiertos de espeso follaje y de grandes árboles y además no conocía el lugar.

Mi alma estaba donde estaban las naves, mas mi cuerpo no podía llegar al lugar y angustiado me regrese.

Obviamente reflexionando, estas navecitas nunca antes vistas nos impresionaron mucho. El hombre sabio, el indito de la sierra dijo: esas naves son venusinas. Pertenecen a una base ubicada en algún lugar del mundo o vienen de una nave mas grande “nodriza".

Unos minutos después nos despedimos todos y cada cual se fue a su lecho de descanso, pensando que había perdido una gran oportunidad de contactar físicamente con los tripulantes de esas naves y así en estas reflexiones me acosté a descansar el cuerpo.



SOLIM SA LA RA.
PAZ INVERENCIAL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los invitamos a contarnos su historia y la publicaremos. Gracias

VIDEOTECA

© SOLIM SA LA RA. | Powered by Blogger | Design by Enny Law - Supported by IDcopy