ME VISITA UNA NAVE DE GRANDES PROPORCIONES

Capitulo XXXVII

Los Primeros Hombres Extraterrestres que Veo


A los 21 años, fecha: 1972, administraba un rancho, el dueño era amigo escéptico, materialista de ideas comunistas, totalmente contrarias a las mías, pero lo apreciaba por sus virtudes.

Un sábado llego a la casa, ya cada uno estábamos en nuestros cuartos dispuestos a descansar, eran las 9 de la noche; había acostado mi cuerpo sin sueño pero platicábamos. Afuera la noche estaba tachonada de estrellas, no había Luna, era Época de menguante, por tal motivo centelleaban los mundo con mas brillo, así vi el espacio antes de ir a la cama.

De pronto siento una fuerza magnética, que como un imán me jala; dejándome llevar por esa corriente, me levanto y salgo de la habitación para observar con asombro místico “un sol gigantesco que todo iluminaba a su alrededor", luego fue menguando la luz, hasta desaparecer totalmente, para aparecer ante mi ojos "una nave sólida de grandes proporciones, la que se suspendía como pompa de jabón; quieta y en silencio totalmente estática”.


Su color como el acero inoxidable, brillante, a una altura de 20 metros sobre la tierra y a una distancia de 60 a 70 metros.

Al mirar la nave corrí hacia dentro de la casa y a gran voz llame a mi amigo y le dije: una nave, y contesto: No...... Otra de tus locuras, acuéstate que te hace daño tanta imaginación. Al ver que no hizo caso salí de nuevo y atentamente contemple la nave que todavía estaba ahí.

Tenia un cinturón de ventanillas alrededor ecuatorial de la nave, donde pude apreciar perfectamente a varias personas vestidas de igual manera, que atentamente me observaban. Esto lo pude ver gracias a que la nave refractaba una luz de su coraza y del interior de si misma.

Varios de ellos caminaban en el interior y se asomaban a las pantallas a mirar. Eran mas pequeños que nosotros, la nave para ese entonces despedía luz blanca Purísima por distintos lugares. Emocionado me dirigí unos pasos hacia la casa y de afuera llame mi compañero, para que viera esta realidad. El al verme tan alterado salió pronunciando insultos y palabrotas de buen ranchero.

Fue un instante en que deje de ver la unidad, al querer indicar donde se encontraba algo insólito sucede, ante mis propios ojos desaparece, se disuelve en el aire y para el colmo el renegado de mi amigo no la ve, profiriendo contra mi terribles insultos y maldiciones penetrando de nuevo a la casa.

Atónito miraba el lugar donde estuvo la nave, sin poderme explicar que paso y al instante cuando estaba solo se encendió de nuevo, reapareció; no se había ido estaba exactamente en el mismo lugar, contemple de nuevo a sus tripulantes que levantando la mano me saludaron.

Segundos después ascendió perpendicularmente, iluminándose de nuevo como un Sol de media noche, toda de luz blanca la nave y vertiginosamente se retiro perdiéndose en lo profundo del espacio estrellado.

Esta experiencia fue un nuevo estimulo, aunque no capte la magnitud de tal visita, ni como desapareció y reapareció en el mismo lugar; puntos que mas tarde en el tiempo vine a comprender. Obviamente la nave se introdujo dentro del hiperespacio y regreso de El para despedirse. Al escéptico materialista de mi amigo por su estado psicológico interior fue vedado de apreciar tal evento.

La nave era estilizada, fina achatada en sus dos polos de unos 40 x 40 metros de diámetro, por unos 15 metros de altura, indudablemente esta unidad esta dotada de una alta tecnología para poder pasar de la tercera dimensión a la cuarta instantáneamente y reaparecer de nuevo en este mundo tridimensional de Euclides.

Me decía interiormente después de que se retiro la nave: la próxima vez me voy con ellos.



Nave cósmica tripulada de grandes proporciones, me visita en una casa de campo. Observo por sus ventanales a los primeros hombre como nosotros, provenientes de otro planeta.
SOLIM SA LA RA.

PAZ INVERENCIAL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los invitamos a contarnos su historia y la publicaremos. Gracias

VIDEOTECA

© SOLIM SA LA RA. | Powered by Blogger | Design by Enny Law - Supported by IDcopy