CONTACTO OFICIAL

Capitulo XXIII


UNA EMBAJADA MARCIANA HACE CONTACTO
OFICIAL CON DISCÍPULOS DE MARCONI


A continuación narramos, la formidable experiencia del señor Narciso Genovese, y de un selecto grupo de científicos discípulos del sabio “Marconi". Retirados de la ciencia oficial materialista, ubicados en una selva suramericana, iniciando investigaciones científicas por cuenta propia.


Dice así en su libro magistral “Yo He Estado en Marte", en el capitulo “La primera visita", ya desde 1950, teníamos certeza de ser visitados por aparatos, de algún otro planeta y deduciendo de nuestros progresos llegamos a la absoluta certeza de ello. La Tierra era sometida a un examen por habitantes de otros mundos, y todo demostraba que sus intenciones eran amistosas.


Pero al mismo tiempo, parecían no atreverse a tomar contacto, y había para ellos serios motivos. Resolvimos pues llamar su atención, al notar sus apariciones iniciamos el lanzamiento de poderosas señales luminosas y sonoras de onda corta.

No tuvimos respuesta, pero teníamos la certeza de haber sido escuchados y vistos, a fines de 1955 recibimos ciertas señales de respuestas.

Dispusimos en nuestro pequeño campo de pruebas, toda clase de señales para invitar a un aterrizaje, el 16 de septiembre del mismo año a las 5 de la tarde; con inmensa alegría nuestra; una formación de cinco aparatos, hizo su aparición sobre nosotros, casi inmediatamente el primero de la formación hizo contacto con la tierra, mientras los otros 4 volvieron a elevarse manteniéndose a poca distancia e igual altura.

La maquina que emanaba un brillo fosforescente, fue opacándose rápidamente, y en breves instantes se torno en un color indefinido, tendiente a marrón claro.

Lo primero que salto a nuestra vista fue que la extraña maquina completamente esférica, no era de superficie lisa, sino toda erizada de puntas, de unas 6 pulgadas de largo, de un metal brillantísimo; además no estaba dotada de turbinas como las nuestras, sino de una banda ecuatorial de superficie lisa y de unos 60 centímetros de ancho, que podía girar en ambos sentidos.

La esfera media 6.50 metros de diámetro, otra sorpresa grande para nosotros y fue la impresión unánime, la certeza de que esos aparatos visitantes, disponían de una base en Tierra.

Todos nos acercamos al aparato y abriéndose una puertesita lateral, descendieron por ella cuatro personas, que nos saludaron con inclinaciones de cabeza y dieron paso inmediatamente al último de ellos que salto a la vista, era el jefe.
Nuestra primera impresión era de hallarnos ante personas superiores a nosotros. Su estatura un poco superior a la media nuestra; medirían 1.85 metros, el color de su piel era blanca, pronunciadamente rosado; cabello corto de un rubio claro y ojos de un celeste claro, sin ninguna señal de barba en el rostro, con un traje que daba la impresión de ser de una sola pieza, y algo semejante a un overol de hule que los protegía de los pies a la cabeza, inclusive las manos; terminando sus mangas en forma de guantes, no llevaban zapatos, el mismos traje terminaba en botas, con una capa mas gruesa bajo los pies.

Una especie de cofia adherida al mismo traje y del mismo overol, les cubría la cabeza, que descubrieron de inmediato, dejando caer hacia atrás las cofias. Pies y manos resultaban, más pequeños en proporción a los nuestros, la frente más espaciosa y más alta que la nuestra, el aspecto general hermoso e imponente.

El primer contacto revelo amistad y simpatía, por ambas partes. Los invitamos a pasar a uno de nuestros estudios, equipados al objeto de toda clase de mapas celestes; en particular del sistema solar, inclusive de un globo de Marte.

La dificultad de comunicación quedo resuelta; por medio de un sorprendente aparato que reflejando las ondas eléctricas provocadas por nuestros cerebros les revelaba nuestras ideas, que acompañadas por indicaciones de mapas y globos eran bastante sencillas.

Venían de “Marte", que ellos llaman “Loga". habían venido varias veces y trazaron en el mapa del Sistema Solar, la ruta, la trayectoria seguida para llegar a la Tierra, llamada por ellos “Dogue", pasando y haciendo escala en la Luna (Minu).

Deseaban realmente establecer relaciones con nosotros estudiar nuestro planeta y estaban dispuestos a darnos cuanta información quisiéramos respecto al suyo. Ellos se valían únicamente de la energía solar. Estaban satisfechos, su maquina receptora de ondas cerebrales les revelaba nuestra sinceridad, el deseo vehemente de relaciones amistosas, y el fin único de servir al pacifico mejoramiento de los habitantes de nuestro planeta.

Nos invitaron seguidamente a inspeccionar su nave cuya sencillez y comodidad nos asombro. La cámara del personal, ocupaba apenas unas cuarta parte del volumen total del aparato. había muchas semejanzas con algunas de las nuestras, exceptuando la mayor sencillez en sus controles.

En lugar de turbinas para el arranque inicial, estaba dotada de un “banda giratoria ecuatorial", que le permitía tomar impulso vertical suavemente. Acto seguido los invitamos a nuestro talles, para que examinaran nuestro último aparato, expresaron satisfacción y trataron de hacernos algunas indicaciones.

Los acompañamos a su nave, cerrase herméticamente la puerta, el aparato comenzó a iluminarse exteriormente y se elevo. Inmediatamente se unieron en formación los otros cuatro y se alejaron.
La Segunda Visita


Exactamente un mes de la primera, recibimos la segunda visita de los mensajeros de Marte. Que esta vez se presentaron con seis maquinas, cinco de las cuales eran iguales a la primera, y la ultima de proporciones mucho mayores y en forma de disco o trompo muy achatado.

podríamos dividir este aparato en 5 secciones, la central de diámetro mayor, dos secciones, superior e inferior, a la central que formaba una unidad compacta y sólida, y las ultimas dos secciones, la extrema superior y la extrema inferior, móviles, o sea, giratorias, como dos turbinas, pudiendo girar ambas en el mismo sentido o en el sentido opuesto, dotando así la nave de impulso de ascensión o descenso.

En los extremos opuestos de la banda central, estaban dispuestas turbinas de proporciones inferiores a las primeras dos, al accionar las cuales, la enorme nave tomaría la dirección deseada.

La gigantesca nave era seductora y desde luego demostraba ser de una enorme potencia, su diámetro máximo mediría unos 60 metros, su máxima altura en cambio tendría unos 18 metros.

Descendieron 3 personas de cada una de las primeras 5 naves, quienes acudieron a rodear el disco. Seguidamente abriéndose 2 compuertas por las cuales descendieron 28 hombres; el jefe que nos visitara la primera vez acompañado por otros dos; adelantándose hacia nosotros nos brindo amable reverencia, que nosotros emocionados restituimos atreviéndonos a ofrecer un efusivo apretón de manos, que fue cordialmente correspondió.

Hasta aquí la narración del encuentro oficial de la embajada “marciana", posteriormente con la cooperación de los marcianos se iniciaron preparativos para dar forma a las naves que aquí en la Tierra se construirían, para luego viajar la embajada terrestre al planeta vecino Marte.

Con la cooperación de los marcianos y de la sincera voluntad, nos dimos a la tarea inmediata de realizar los últimos preparativos, para traspasar la orbita de nuestras Fronteras Terrestres. Las naves no presentaban problemas al respecto, a la velocidad y dirección, los problemas eran los relativos a la resistencia, a las grandes presiones, o a las faltas de ellas, y a la resistencia, al recalentamiento por el roce inevitable con los elementos atmosféricos y estratosféricos.

Con la asistencia marciana; se planeo una nave de triple coraza, con dos “cámaras de vació absoluto".

El segundo problema se resolvería con un elemento; que debería ser conductor perfecto de la electricidad, al mismo tiempo que dotado de extraordinaria resistencia al calor.

Se logro para la coraza externa una aleación que podría resistir 6,000 ¡C, en circunstancias corrientes y cargado de electricidad, se convertiría “en una resistencia sin limites". Convirtiéndose la nave exteriormente, “casi en energía sólida", que al aumentar la velocidad, aumentaría al mismo tiempo “el poder de concentración energética".

Las puntas de que estaba erizada la nave marciana, nos animaron a la solución de varios problemas; a continuación el dibujo de una de las tres unidades fabricadas por los discípulos de Marconi, con las cuales se retribuyo la venida de la embajada oficial marciana, viajando estas tres naves con varias marcianas al planeta Marte: Sugerimos al lector leer y estudiar el libro “Yo He Estado en Marte".

Nave cósmica Marciana que en los Andes hizo contacto oficial con los discípulos del sabio Marconi. Su tripulación al mando del comandante de la nave, Sr. Tage, se presentaron en la base terrestre a las 5:00 PM de la tarde con cuatro unidades más.


HEMISFERIO OCCIDENTAL DE MARTE



SOLIM SA LA RA.


PAZ INVERENCIAL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los invitamos a contarnos su historia y la publicaremos. Gracias

VIDEOTECA

© SOLIM SA LA RA. | Powered by Blogger | Design by Enny Law - Supported by IDcopy