jueves, septiembre 08, 2011
7
Capitulo III
El sol central Sirio es dijéramos la capital de toda la galaxia, se trata de un sol millones de veces mas grande que el sol que nos alumbra, este sol central como dijimos tiene un hermano gemelo que es una luna cinco mil veces mas densa que el plomo, esa luna gira alrededor de Cirio en forma incesante, resulta muy interesante saber que el núcleo de esta gran galaxia este debidamente bipolar izado.


De Sirio mismo debieren todas esas irradiaciones electromagnéticas que gobiernan a los diversos mundos que componen esta galaxia; de su hermano gemelo esa gigantesca luna millones de veces mas grande que la nuestra, debieren todas las influencias negativas que caracterizan a todos los satélites lunas que giran alrededor de sus mundos, he ahí el binario luz y tiniebla. Hay una tercera fuerza que llamaremos neutra, la cual permite cierto equilibrio en la galaxia.

El Sol Sirio es en si mismo un mundo gigantesco que contiene rica vida mineral, vegetal, animal y humana. Los habitantes del sol Sirio son de muy poca altura, no alcanzan a tener ni siquiera un metro de tamaño, alcanzan por lo general medio metro, delgados de cuerpo y con hermosa presencia de facciones angelicales.

Son verdaderos adeptos de la blanca hermandad. En Sirio sus habitantes son verdaderos dioses de carne y hueso como nosotros aunque mas pequeños y con un grado de desarrollo interior al de los hombres dioses que han pisado la Tierra.

Viven humildemente en campos, allá nadie se le ocurre construir ciudades, eso de hacer ciudades es propio de gente no inteligente, los habitantes de Cirio jamás caerían en semejante error.

Tienen humildes casas sencillas con la tecnología de su ciencia, usan túnicas tejidas sencillamente, siembran cada uno de sus alimentos, tienen cada familia su jardín donde cultivan flores, frutas y viven en paz y armonía unos con otros.

A nadie se le ocurriría hacer ahí guerras, ni nada por el estilo, pues todo eso es bárbaro y salvaje; los cirianos son gentes muy cultas verdaderos hombres iluminados en el sentido autentico de la palabra.

En el templo corazón de aquel mundo gigantesco de aquel sol extraordinario encontramos al regente de Sirio y de la galaxia y con El todos sus iniciados y discípulos, uno se asombra cuando penetra en ese suntuoso templo, allí ofician los grandes iniciados de las galaxias, El Maestro Samael ratifica que ha asistido varias veces a los ritos.

En cierta ocasión estando yo Samael Aun Weor en la estrella Sirio vi a lo lejos unos árboles penetrados cada uno de ellos por damas de una belleza infalible y conmovedora, aquellas damas que llamaron para que me acercara a ellas, su voz melodiosa era música de paraíso, conferencie con ellas y luego me aleje admirando tanta belleza.

Aquel planeta tiene dilatados mares y los habitantes de esta estrella jamás han matado a ningún ser viviente.

Su organización social seria magnifica para nuestro globo terráqueo, se acabarían todos los problemas económicos del mundo y reinaría la felicidad sobre la faz de la tierra.

Como dije son pequeños de estatura y tienen todos sus sentidos internos perfectamente desarrollados, visten sencillamente y usan sandalias de metal. En el jardín del gran templo central de Sirio existen unos rosales desconocidos en nuestra Tierra, cada rosa de ese jardín es de varios metros de tamaño y exhala un perfume imposible de olvidar.

También poseen centros industriales, villas de experimentación y gigantescas fabricas donde se produce el transporte aéreo, naves capaces de viajar por toda la galaxia incluso a las galaxias vecinas y eventualmente somos visitados por la embajada del sol Sirio, siendo desolador el panorama que llevan de nosotros.





SOLIM SA LA RA.

PAZ INVERENCIAL.

Entradas populares